Arturo Martín Jauretche nació el 13 de noviembre de 1901 en Lincoln, un pueblo de la provincia de Buenos Aires, en el seno de una familia de clase media. Su padre, Pedro Jauretche, era funcionario municipal y militante del Partido Conservador. Su madre, Angélica Vidaguren, era maestra.

Tras radicarse en Chivilcoy y participar en las luchas estudiantiles por la Reforma Universitaria de 1918, Arturo llega a Buenos Aires en 1920 para continuar sus estudios y conseguir el título de abogado. En 1922 descubre el nuevo modelo de integración social promovido por la Unión Cívica Radical y se incorpora al sector de Hipólito Yrigoyen, los llamados “radicales personalistas”.

Jauretche se desempeña como funcionario durante el segundo mandato de Yrigoyen, desde 1928 hasta 1930, cuando se produce el primer golpe de estado encabezado por José Félix Uriburu, que da lugar a la llamada Década Infame. A partir de ese momento protagoniza la lucha callejera, combatiendo a mano armada junto a los insurrectos y desarrollando una intensa actividad política.

En 1933 toma parte en el alzamiento de los coroneles Roberto Bosch y Gregorio Pomar en la provincia de Corrientes. La asonada es vencida y Jauretche cae preso. Es en la cárcel donde escribe “El paso de los libres”, cuya edición será prologada por Jorge Luis Borges, quien califica al poema como "merecedor de la amistad de las guitarras y los hombres".

En 1935, ya muerto Yrigoyen y ante la evidencia de que el Radicalismo comenzaba a perder su fuerza para cambiar el destino del país, Jauretche participa de la formación de FORJA (Fuerza Orientación Radical de la Joven Argentina). Esta agrupación (que cuenta también con la participación de Homero Manzi, Luis Dellepiane y Raúl Scalabrini Ortiz, entre otros) más que una fuerza política fue una corriente de pensamiento que postuló la necesidad de restituir “lo nacional” como centro de análisis, a la vez que lo identificaba con los intereses populares. FORJA se disuelve en 1945 con la llegada del Peronismo, ya que considera que sus propios objetivos (la creación de una política nacional y de recuperación de la soberanía contra el capitalismo extranjero) se habían cumplido.

Es precisamente en 1945 cuando Jauretche se adhiere al peronismo y un año después es nombrado presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires. Su gestión se caracteriza por el apoyo a la empresa nacional. Renuncia en 1950 por entender que el  nuevo equipo económico de Perón no garantiza el cumplimiento de las banderas históricas del Movimiento Peronista.  Recién volverá a la función pública en 1973 cuando durante el breve gobierno de Héctor Cámpora, Jauretche ocupa la presidencia del directorio de la Editorial de la Universidad de Buenos Aires (EUDEBA).

Cuando se produce la Revolución Libertadora que derroca a Juan Domingo Perón en 1955, Arturo Jauretche comienza su participación en la Resistencia Peronista. Como pensador, se impone la tarea de una acción pedagógica que impida que la derrota política de las masas se convirtiera en una derrota ideológica. Aquí nace el Jauretche escritor y polemista que publica una docena de libros donde aquellas ideas de los años ‘30 se asientan y constituyen una visión preclara de la realidad argentina.  Funda el periódico “El Líder” y el semanario “El 45, donde critica el régimen de facto y es perseguido y obligado a exiliarse en Montevideo (Uruguay).

En el exilio se mantuvo crítico con la sociedad argentina, proponiendo la integración de los intereses de la burguesía y el proletariado para el desarrollo de una economía sólida. Esta posición le granjeó enemistades por parte de los liberales y de la dirigencia justicialista.

En 1961, a pesar de no contar con el apoyo político de Perón (cuyo candidato era el ex conservador Damonte Taborda) se postula al cargo de Senador Nacional pero no logra acceder a la banca.

Jauretche saluda el regreso del general Perón en 1972 porque entiende que debía cerrarse el ciclo histórico que se había interrumpido en 1955. Una nueva etapa se abre en la historia del país y Jauretche necesita reubicarse ante esa nueva realidad, tarea nada fácil. A su regreso, Perón y su entorno no lo tienen en cuenta y tampoco lo anima el giro a la derecha del viejo líder. Por otro lado, le entusiasma el aporte juvenil a la renovación del peronismo, pero la idea de un “socialismo nacional” sostenida por estos sectores era difícil de conjugar con su defensa de un “capitalismo nacional”. A esto se suma, su descontento por el camino que los sectores juveniles del peronismo comenzaban a transitar.

En 1974, realiza sus últimas conferencias en la Universidad del Sur donde trata de dar cuenta de esta nueva realidad nacional.  Arturo fallece en el día de la Patria, el 25 de mayo de 1974.

El 29 de diciembre de 2003 el Ejecutivo Nacional promulga la Ley 25.884, por la cual declara "Día del Pensamiento Nacional" al 13 de noviembre, fecha del nacimiento de Arturo Jauretche. En sus fundamentos destaca que "...en nombre de todos aquellos que encienden diariamente el debate sobre los grandes temas nacionales, es que presentamos este Proyecto de Ley, para que junto a la memoria de don Arturo Jauretche, se fortalezca y crezca la intelectualidad nacional".

 

Además del ya citado “El Paso de los Libres” (publicado en 1934), Jauretche ha escrito los siguientes libros:

“El Plan Prebisch: retorno al coloniaje”, publicado en 1956 donde critica el informe que Raúl Prebisch había escrito a pedido del régimen de Pedro Eugenio Aramburu. Comienza la persecución política y el exilio en Montevideo.

Desde Uruguay, en 1957 publica “Los profetas del odio” donde analiza las relaciones de clase en Argentina a partir del ascenso del peronismo. En el año 1958 aparece “Ejercito y Política. La Patria Grande y la Patria Chica”.

En 1959 Jauretche publica “Política Nacional y Revisionismo Histórico”, donde elaboró su propia posición en el seno de una corriente revisionista. Reivindica la figura de Juan Manuel de Rosas a la que considera "síntesis posible" de la situación de la época. En 1960 escribe “Prosas de hacha y tiza”.

En 1962 nace “Forja y la Década Infame”, dos años más tarde “Filo, contrafilo y punta”, y en 1966 “El medio pelo en la sociedad argentina”, que brinda una visión sociológica del país, acuñando la expresión "medio pelo" como categoría donde convergen clase media y alta.

En 1968 publica su “Manual de Zonceras Argentinas”, en el que aparece una suerte de semiología cultural donde la historia, la sociología y la policita se interconectan mostrando sus vínculos interactivos. En 1969 aparece “Mano a mano entre nosotros”.

Entre 1972y 1974 aparece “De memoria. Pantalones cortos”. Era el primer tomo de una trilogía que debía rescatar los recuerdos de su vida y las enseñanzas políticas y nacionales que ésta la fue dejando. Este primer tomo, que reúne sus recuerdos de infancia en Lincoln, provincia de Buenos Aires, fue el único que publicó. La muerte le impidió publicar sus continuaciones.